El Evangelio

Evangelio según San Lucas 9,51-62.
Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén
y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento.
Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén.
Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: "Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?".
Pero él se dio vuelta y los reprendió.
Y se fueron a otro pueblo.
Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: "¡Te seguiré adonde vayas!".
Jesús le respondió: "Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza".
Y dijo a otro: "Sígueme". El respondió: "Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre".
Pero Jesús le respondió: "Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios".
Otro le dijo: "Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos".
Jesús le respondió: "El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios".

viernes, 27 de noviembre de 2009

Sobre la aventura de ser psicólogo católico en tiempos de crisis


Es necesario ser más congruentes con nuestra identidad de católicos


Para empezar, es necesario informar que existimos los psicólogos católicos. Coincido con un compañero, no me gustan las etiquetas; no voy por el mundo presentándome: «Buenas tardes, soy Yusi Cervantes, psicóloga católica», ni dice tal cosa en mi anuncio del directorio telefónico. Sin embargo, en las primeras reuniones que hemos tenido, un grupo de colegas hemos encontrado que es necesario ser más congruentes con nuestra identidad de católicos.

La aventura comenzó para muchos de nosotros en la universidad (me refiero a quienes no estudiamos en universidades de inspiración cristiana). Ahí fue atacada duramente nuestra fe. Se nos dijo que la religión es enajenante, que ser cristiano es un defecto y que nuestra fe en Dios equivale a creer en mitos y supersticiones. Pero no eran solamente los maestros y los compañeros: encontramos ataques a nuestra religión en libros de texto y artículos diversos. Soportamos estoicamente esos ataques, sobrevivimos a las confusiones que a veces éstos nos provocaban, hicimos oídos sordos a las ideas contrarias a nuestra fe; pero, desgraciadamente, no teníamos ni la madurez ni la preparación suficiente como para defender nuestras creencias.

Ya titulados, con frecuencia hemos sido vistos con desconfianza por algunos colegas. Nos consideran poco serios como profesionistas, y desde su punto de vista es lógico: si para ellos la fe entra en la categoría de superstición, entonces equivale, casi, a echar las cartas y cosas de ese tipo. ¿Cómo podrían entonces tomarnos en serio? En cuanto a los posibles pacientes, hay también quienes no confían en un psicólogo que sepan que es católico. Pero no terminan aquí nuestras dificultades. Así como muchos psicólogos nos atacan por ser católicos, muchos católicos desconfían de nosotros por ser psicólogos. Con frecuencia las personas no acuden a buscar nuestra ayuda porque les han dicho que vamos a destruir su fe y les vamos a sembrar ideas contrarias a su religión. Aquí debo decir que las personas que dan tales consejos tal vez no sepan que los psicólogos, sin importar nuestra fe, tenemos un código de ética que nos dicta el respeto hacia las creencias religiosas de nuestros pacientes, cualesquiera que sean. Y que, por otro lado, existimos los psicólogos católicos que no solamente respetamos la fe de nuestros pacientes, sino que la comprendemos porque la compartimos.Otro mal consejo que reciben muchas personas que sufren por problemas emocionales es que no acudan a recibir ayuda psicológica porque no es necesaria. «Pídele a Dios, eso es suficiente», les dicen. A este argumento yo respondo que, efectivamente, Dios es todopoderoso y puede, cuando así lo desea, sanar cualquier mal sin la ayuda de ningún medio humano. Pero no suele hacerlo. Nos ha creado en comunidad y desea que nos sirvamos unos a otros. No ir al psicólogo cuando tenemos problemas emocionales equivale a no ir al médico cuando tenemos una hemorragia o, en otro campo, no consultar a un abogado cuando recibimos una demanda legal, y ponernos, en cambio, a rezar. Rezar está bien, por supuesto, es imprescindible, pero también tenemos el deber de procurarnos los medios humanos para resolver nuestros problemas. Éstos y otros asuntos han surgido en nuestras reuniones. Tenemos muchas inquietudes y deseos de servicio.

(Fuente: Catholic.net /Autor: Yusi Cervantes Leyzaola)

martes, 10 de noviembre de 2009

Sobre las crisis


El asunto es qué hacer con los conflictos, cómo darles un manejo constructivo, robusteciendo los diferentes vínculos.


De una forma ingenua, en mayor o menor medida, se suele tener la idea de que el conflicto debe ser excluido de la vida, o bien, que su presencia implica amenaza, peligro o ruptura en las diferentes relaciones humanas. En realidad, éste es inevitable, pues las diferencias individuales, el modo de reaccionar frente a situaciones de la realidad, o ante la adversidad, hacen que emerja. En términos de lo individual, el conflicto demanda valentía, creatividad e invita al empleo y potenciación de los recursos internos, pudiendo su afrontamiento ser causa de crecimiento personal, de ampliación de pensamiento y de aumento de la capacidad para aprender de la experiencia. En lo vincular, su ausencia denunciaría superficialidad en las relaciones y su presencia, con posible resolución constructiva, conduce al fortalecimiento y la madurez afectiva. Entonces, la pregunta no debe ser, cómo estar tan lejos de sí y de otros, para que los conflictos no se susciten. O, cómo evitarlos. El asunto es más bien, qué hacer con ellos, cómo darles un manejo constructivo, que tienda hacia la vida y que ayude a crecer individualmente y a mejorar las opciones emocionales, robusteciendo los diferentes vínculos. Para responder a los interrogantes formulados, vale la pena considerar algunos puntos:


Los otros no son espejos de nosotros mismos y además, no tienen por qué serlo.

Si el afecto con alguien se daña o se rompe, porque el otro no actuó, no sintió, o no compartió un esquema de pensamiento; habría que cuestionar ese amor; porque quizás no se estaba queriendo a la otra persona, sino al propio sí mismo, proyectado en ella.

Si el día en que no funcionó espectacularmente y reveló aspectos de su propia singularidad, ya no se la pudo querer más, habría que dudar de si en realidad se la quería, dado que el amarse a sí mismo, utilizando a otros, no es amor, sino más bien narcisismo.

Se habla mucho del respeto por la diferencia y más que un ideal, esto es una praxis en las relaciones, cuando en ellas, ante la evidencia de aquello en lo que no se concuerda, no se opta por la supresión del vínculo o por la anulación del ser del otro, sino por la construcción a partir de allí. Las diferencias no tienen por qué ser cierres, sino nuevas puertas para la configuración de acuerdos nuevos, mediante el diálogo sincero y la disposición de entrega que los vínculos afectivos demandan.

Ponerse en el lugar del otro, brinda la sensibilidad de la comprensión y desde allí, la lógica del ataque y la defensa, se diluyen.

No es esto sujeción, al contrario, implica ejercer la fuerza creativa de la seguridad personal y la movilización de los recursos individuales, para sin perder el propio punto de vista, estar en condiciones de abrirse al sentir, respetar y valorar el del otro, con miras a configurar de conjunto, una nueva alternativa cómoda para ambas partes.

Asumir lo propio siempre es básico en la resolución de conflictos, porque puede conducir a la reparación, en caso de necesidad; así como también a poder diferenciar y no dejarse cargar con cosas que no corresponden a la propia persona, sino más bien al otro; pero acompañándolo en su proceso, con claridad y consideración.

También salvaguarda de la lucha de poderes, en la medida en que con equidad, se ponderan los puntos de vista en cuestión, sin caer en la trampa de responsabilizar al afuera de lo personal, o de tratar de negar lo de los demás, pues esto no sería construir, sino coartar.


“Cuando el infierno son los otros, el paraíso no es uno mismo” (Inventario-Mario Benedetti)


(Por Sofía Uribe Arbeláez, Fuente: elcatolicismo.com)