El Evangelio

Evangelio según San Lucas 9,51-62.
Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén
y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento.
Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén.
Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: "Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?".
Pero él se dio vuelta y los reprendió.
Y se fueron a otro pueblo.
Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: "¡Te seguiré adonde vayas!".
Jesús le respondió: "Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde reclinar la cabeza".
Y dijo a otro: "Sígueme". El respondió: "Permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre".
Pero Jesús le respondió: "Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios".
Otro le dijo: "Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despedirme de los míos".
Jesús le respondió: "El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios".

martes, 15 de septiembre de 2009

La creatividad


La creatividad es una potencialidad psicológica presente en mayor o menor grado en todas las personas. Esta puede entenderse como la capacidad para establecer relaciones no evidentes entre las cosas, siendo a la vez, camino de construcción, donde se interpela la realidad y puede transformársela.

Dentro de los procesos creativos, posee un singular valor la fantasía. Ella es un recurso interno, útil para distanciarse del mundo externo, cuando el procesamiento del dolor y la ansiedad, así lo demandan. Pero, al mismo tiempo, es un puente que conecta lo interno, lo propio, con lo real del afuera, mejorando las condiciones del sujeto para introducirse de regreso en su vida.La expresión del ser en la consolidación de vínculos afectivos, el arte, la opción de resolver conflictos y el juego, constituyen ejemplos del uso de la fantasía, que guarda estrecha relación con el desarrollo de la creatividad.El juego inestructurado, en donde el insumo está en la propia fantasía, genera procesos de elaboración psíquica, por medio de los cuales, los pequeños logran apropiar la realidad, en sus aspectos placenteros y dolorosos, conocer el mundo y al mismo tiempo, recrearlo desde el aporte de su propia imaginación. Para jugar así, no se requiere de tecnología, ni de costosos entrenamientos. Respecto de los vínculos afectivos, vale la pena recordar a OSHO, quien refiriéndose al amor, precisamente lo sustrae del pensamiento productivo, cuando dice:“(…) Un hombre tenso no puede amar. ¿Por qué? Porque vive siempre con un propósito. Puede ganar dinero, pero no puede amar, porque el amor no tiene un propósito. El amor no es un producto, no puedes acumularlo ni ingresarlo en una cuenta bancaria, ni tampoco fortalecer tu ego con él. (…) El dinero lo ganas para algo, es un medio. Construyes una casa para vivir en ella: es un medio. El amor es el fin en sí mismo; por eso la mente calculadora, lógica, que funciona a base de propósitos, no puede amar. (…)”.Y efectivamente, muchas veces, el tiempo donde florece lo amoroso y donde acontece lo creativo es aquel que puede no ser circunscrito de antemano en una agenda, hecho que invita a apreciar lo que transcurre en el ámbito de la existencia misma, que no siempre tiene que expresarse en un hacer y hacer cosas, casi que de manera compulsiva.En el escenario de la familia, el propiciar momentos libres de planeación, puede facilitar que actividades como las señaladas y el estar allí, unos con otros, resalten el valor del existir sobre el hacer, siendo esto de vital importancia para que la creatividad emerja. Resulta interesante considerar estos aspectos, como una otra mirada, cuando las vacaciones plantean la pregunta por los tiempos familiares. Combinar para los padres, las actividades productivas y a la vez, disponer de momentos para compartir con los chicos, genera ansiedad, puesto que no siempre es fácil. Si a eso adicionamos, la lógica del hacer, como única opción válida para utilizar el tiempo, el conflicto no da espera y se empeora cuando no se poseen los recursos económicos para matricular a los niños, en los diferentes cursos de temporada. Por eso, desde una reivindicación del existir, independientemente del dinero y de la agenda estructurada que pretende conjurar el “aburrimiento”, es viable considerar en las familias, que es en la cotidianidad, donde quizás se encuentran los elementos más valiosas para el desarrollo y la salud emocional de sus integrantes.“Si su vida cotidiana le parece pobre, no se queje de ella; quéjese de usted mismo, dígase que no es lo bastante poeta como para conjurar sus riquezas: pues para los creadores no hay pobreza ni lugar pobre e indiferente” Rainer Marie Rilke, “Cartas a un joven poeta”.


(Autor: Sofía Uribe Arbeláez

Fuente: elcatolicismo.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario